AL DECLINAR LA TARDE... por Francisco Javier Rodillo Cordero

AL DECLINAR LA TARDE... por Francisco Javier Rodillo Cordero
Titulo del libro : AL DECLINAR LA TARDE...
Fecha de lanzamiento : July 3, 2013
Autor : Francisco Javier Rodillo Cordero
Número de páginas : 91

AL DECLINAR LA TARDE... de Francisco Javier Rodillo Cordero está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Francisco Javier Rodillo Cordero con AL DECLINAR LA TARDE...

Cinco relatos que comparten un hilo conductor: el tiempo -el paso del tiempo-, la búsqueda incesante de la pervivencia individual, los anhelos de eternidad, y esos rastros que dejamos para que una memoria amiga nos recuerde.
Este libro está compuesto de las siguientes historias:

La sombra errante de Caín: Recuerdos y reflexiones apasionadas de un condenado que, en el último momento, ofrece a sus verdugos unos versos que lloran por una tierra en la vaga errante la sombra de Caín

Mutante: “Pobre Juan. No sabía, entonces, que él no podía bañarse en el silencio y, menos aún, sumergirse en sus aguas profundas. No sabía que era una especie de mutante, el nuevo ser que poblaría el mundo que estaba naciendo. Juan se había precipitado. Había salido del útero urbano cuando el mundo viejo aún no había muerto del todo”.

La sombra de Lúzbel: Una comunidad humana atrapada en la red de mitos, supersticiones, leyendas e intereses, tejida durante siglos, cuyas leyes, tan imperceptibles como inexorables, sojuzgan a todos.

Escultor de nieblas: Las sinceras y contradictorias confesiones de un personaje llamado Unamuno que, a la postre, no es más, ni menos, que un escultor de nieblas, en cuyos espejos aparecen y desaparecen figuras que cree –creemos- reconocer.

La sombra de la memoria: La gozosa recuperación de un derecho que se creía perdido para siempre. La memoria –nos enseñan los protagonistas- guarda los recuerdos como el arca conserva el mantel de lino o la capa de paño del bisabuelo; ajados, tal vez con hilachas, pero con la urdimbre intacta. Basta que alguien, en la soledad de su mente o en el recinto íntimo de la conversación, susurre “me acuerdo...”, para que al sortilegio acudan sucesos, rostros, fantasmas, querencias y sensaciones que ni el propio invocante sabe cómo ni por qué puede evocar.