Ceder por Hayden Curry

Ceder por Hayden  Curry
Titulo del libro : Ceder
Fecha de lanzamiento : November 26, 2018
Autor : Hayden Curry
Número de páginas : 1775

Ceder de Hayden Curry está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Hayden Curry con Ceder

Pero … pero ahora yo no allí. Yo aquí.
— ¿Y este lugar qué, no se considera malo? — Krampets murmurado.
Palidezca un unicornio, con una exactitud incomprensible, fuertemente le dio un puntapié hasta una espinilla, hablando al mismo tiempo por una voz suave:
— ¿Cómo se llama usted?
Estuvo de pie, en sus ojos violeta durante un instante el miedo dirigido, y luego susurró, es apenas oído en la lluvia:
— Salmo. Mi nombre es el Salmo.
— Nombre bueno, Salmo — Farsayt contestó con el mismo tono tranquilo, comprensivo. — Bien, aquí muy húmedo, y, parece, no impide para ser apoyado y seco. Y sé que a Strongkhuf paladin le gustaría …
— ¡No! — Otra vez ella entonces come algo ligero un labio soltado y retrocedió. — Ya … número por favor. Quiero verlo … pero no merezco verlo …, pero yo … I …
Tomó el asiento en la suciedad e inclinó a la cabeza.
— Creerá que soy esto. Y quiero ser ella. ¡Recuerdo … recuerdo todo! Recuerdo cómo bailó con ello. Recuerdo a sus amigos. Yo a … le gustaría ser esto quién era. ¡Pero yo no esto!
— En Alguien, parece, un poco el tejado se escapó — dijo a Krampets, y luego fue desplazado aparte para evitar uno más golpe en una espinilla.
Este movimiento causó una mirada preocupada en su partido antes de que la tranquilidad fuera restaurada.
— Bien, Salmo. Es normal. Vamos con nosotros. Vamos a limpiarle, nos secaremos y nos alimentaremos y cuando esté listo, entonces será capaz de dirigirse a ello. O me puedo dirigir a ello para usted cuando me explica mejor y mejor. ¿Bien?
— Yo … nosotros … I … — vaciló, luego inclinó a la cabeza. — Muy bien … pero … — Alikorn parado, masticó un labio inferior, y luego, habiendo lanzado un vistazo hacia el Grano, preguntó:
— ¿Pero … me puede decir qué pasó a Blekdzhek?
— ¿Quiere decir la Guardia? — Krampets soltado lo que recibió uno más golpe para. Habiendo mordido la lengua, permitió que Farsayt contestara.
— Siento mucho, el Salmo, pero está muerta — tristemente dijo a Farsayt. — Murió en una megaortografía.
— ¿Está muerto?